El Torno remonta sus orígenes a hace miles de años cuando los primeros pobladores pertenecientes al Paleolítico Inferior y Medio se asentaron en las cercanías del río Bullaque en busca de alimentos. Del Neolítico y del paso de los romanos por esta tierra, se conservan flechas y utensilios de trabajo.

Bajo el reinado de Sancho III, este territorio despoblado se convirtió en la Encomienda de Malagón, que fue concedida por el monarca a la Orden de Calatrava. Documentos recogidos demuestran la existencia en los siglos XV y XVI de El Torno de las Vacas como territorio que pertenecía a la Encomienda de Malagón. A mediados de siglo XVI la Encomienda de Malagón y con ella El Torno, pasan a manos del Mariscal de Castilla Ares Pardo de Saavedra. Gracias a la cercanía de la Cañada Real este territorio aumentó de población de forma notable durante estos años.

Fue el 14 de marzo de 1597 cuando las casas y la Venta de El Torno, lugar de gran importancia en aquel entonces por su cercanía al Camino Real, pasaron a ser propiedad de los Marqueses de Malagón. Estos terrenos fueron objeto de arriendos a vecinos con el objetivo de obtener buenas rentas.

Poco a poco y a pesar de las dificultades, se establecieron diferentes casas junto a la Venta y la Cañada Real. Tras la salida a subasta de las tierras de los Marqueses, los vecinos establecieron un núcleo estable de población alrededor de la ya primitiva Venta y a la larga de la Cañada Real, lo que hoy en día se conoce por El Torno

Durante la Guerra Civil española, los vecinos de este territorio prometieron comprar la imagen de su actual patrona, la Virgen de Guadalupe, y construir la Iglesia a cambio del regreso de sus familiares. Poco tiempo después se construyó la Ermita de la Virgen de Guadalupe comenzando la devoción de las gentes de esta tierra por la patrona del municipio.

parajes

servicios municipales

teléfonos de interés

cita previa